El futuro de la educación

10
Ago

El futuro de la educación

Y así si uno se hace esta pregunta: ¿Dónde miraría para ver el futuro de la educación? La respuesta que tradicionalmente recibimos es muy directa, al menos en los últimos 20 años. Vaya a Finlandia. Finlandia es el mejor lugar del mundo para ver sistemas educativos. Los finlandeses podrán ser un poquito aburridos, depresivos y tener altas tasas de suicidio, pero caramba que están cualificados. Y, absolutamente, tienen increíbles sistemas educativos. Y marchamos en contingentes a Finlandia y nos maravillamos del milagro socialdemócrata finlandés y de su homogeneidad cultural y de todo eso, y entonces nos cuesta imaginar cómo podríamos aprender lecciones de eso.
Bueno, durante el año pasado, con la ayuda de Cisco que me auspicia, por alguna loca razón para hacer esto, he estado mirando en otra parte. Porque en realidad la innovación radical a veces viene de los mejores, pero a menudo viene de lugares con grandes necesidades insatisfechas, con demanda latente, sin suficientes recursos para que funcionen las soluciones tradicionales, las soluciones tradicionales de alto costo que dependen de profesionales que están donde están las escuelas y los hospitales. Así que terminé en lugares como el Morro dos Macacos. Esta es una de las cientos de favelas de Río. La mayor parte del crecimiento de las poblaciones de los próximos 50 años estará en las ciudades. Tendremos 6 ciudades con crecimientos de 12 millones de personas anuales en los próximos 30 años. Casi todo ese crecimiento se dará en el mundo desarrollado. Casi todo ese crecimiento se dará en lugares como el Morro dos Macacos. Es allí donde encontraremos el crecimiento más rápido de poblaciones jóvenes en el mundo. Así que si uno quiere recetas para trabajar en casi cualquier cosa: salud, seguridad, políticas de gobierno y educación, uno tiene que ir a estos lugares.
Y si uno va a estos lugares conoce gente como esta. Este es un tipo llamado Juanderson. A los 14 años como muchos jóvenes de 14 años del sistema educativo brasileño él abandonó la escuela. Era aburrida. Y Juanderson, en cambio, fue hacia lo que le brindaba oportunidad y esperanza en el lugar que le tocó vivir, que era el tráfico de drogas. Y para los 16 años, en un ascenso rápido, administraba el tráfico de drogas en 10 favelas. Movía 200.000 dólares por semana. Empleaba a 200 personas. Para los 25 años iba a estar muerto. Por suerte conoció a este tipo que es Rodrigo Baggio, el dueño de la primera laptop que apareció en Brasil. En 1994 Rodrigo comenzó algo llamado CDI que tomaba computadoras donadas por las empresas las ponía en centros comunitarios de las favelas y creaba lugares como este. Lo que cambió a Juanderson fue la tecnología para el aprendizaje que hacía del aprendizaje algo divertido y accesible. Y así la idea de un plan de estudios es totalmente irrelevante en un escenario como este.
Uno tiene que empezar la educación con cosas que marcan una diferencia para ellos en su escenario. ¿Qué significa eso? Bueno, la clave es la motivación, y hay dos aspectos de la misma. Uno es entregar motivación extrínseca. La educación tiene una recompensa. Nuestros sistemas educativos funcionan bajo el principio que hay una recompensa pero uno tiene que esperar mucho tiempo. Eso es demasiado largo si uno es pobre. Esperar 10 años para la recompensa educativa es demasiado si uno necesita cubrir las necesidades diarias cuando uno tiene hermanos que cuidar o un negocio al que ayudar. Uno necesita que la educación sea relevante y ayude a la gente a ganarse la vida en el aquí y el ahora, a menudo.
Y también necesitamos que sea intrínsecamente interesante. Aquí, no hay realmente una opción. El aprendizaje ha de ser productivo para que tenga sentido. Hay dos tipos básicos de innovación. Está la innovación sostenible que servirá de apoyo a una institución existente o a una organización, y la innovación disruptiva que romperá con él, creará una manera distinta de hacerlo. Estos son establecimientos formales; escuelas, colegios, hospitales, lugares en los que puede darse la innovación, e informales: comunidades familias, redes sociales. Casi todo nuestro esfuerzo va en esta casilla, apoyar la innovación en el ámbito formal, conseguir una mejor versión del sistema escolar básicamente «bismarckiano» que se desarrolló en el siglo XIX. Y como dije, el problema con esto es que, en el mundo en desarrollo sencillamente no hay profesores que hagan funcionar este modelo. Se necesita millones y millones de profesores en China, India, Nigeria y en el resto del mundo en desarrollo para cubrir las necesidades. Y en nuestro sistema, sabemos que hacer más de lo mismo no va a zanjar las profundas desigualdades educativas, especialmente en las ciudades del interior y las zonas donde hubo industrias.
Es por eso que necesitamos tres clases más de innovación. Necesitamos más reinvención. Y en todo el mundo cada vez más escuelas se están reinventando a sí mismas. Son escuelas reconocibles, pero su apariencia es diferente. Hay escuelas Big Picture (Panorama General) en EE.UU. y Australia. Hay escuelas Kunscap Skolan (Escuela de Conocimiento) en Suecia. De 14 de ellas sólo 2 están en escuelas. La mayoría están en otros edificios no diseñados como escuelas. Hay una escuela increíble en el norte de Queensland llamada Jaringan. Y todas tienen el mismo tipo de características: alto grado de colaboración, muy personalizadas, a menudo con tecnología omnipresente.
Aprendizaje que parte de preguntas problemas y proyectos no de conocimiento y planes de estudio. De modo que necesitamos más de eso. Pero debido a que muchos de los problemas educativos precisamente no están en la escuela ellos están en la familia y la comunidad, lo que también es necesario, en definitiva, está más del lado derecho. Se necesitan esfuerzos para complementar a las escuelas. Necesitamos más de esto una forma de pensar completamente nueva y radical. Uno puede ir a lugares a una hora de aquí, o menos, aquí cerca, que necesitan eso, que necesitan cambios radicales del tipo que ni imaginamos. Y, por último, se necesita innovación transformativa que pueda imaginar la inclusión de personas al aprendizaje de maneras completamente nuevas y diferentes. Así que estamos a punto, en 2015, de un logro asombroso, la escolarización del mundo.

 

Fabián Asef – MEMETICS Gestión Gerencial

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *